El bruxismo es el hábito involuntario de apretar o “rechinar” las estructuras dentales sin propósitos funcionales. El bruxismo afecta entre un 10% y un 20% de la población y puede conllevar cefaleas y dolores musculares.

Existen 2 tipos de bruxismo: céntrico (apretamiento) y excéntrico (frotamiento); y pueden ser nocturno y diurno. Por lo general, el paciente bruxómano nocturno no es consciente del problema, y los datos de esta parasomnia proceden de los compañeros de cama o habitación alarmados por el ruido de los dientes, y también de los dentistas, que observan la destrucción del esmalte y la dentina.

Apretar los dientes puede ejercer presión sobre los músculos, tejidos y otras estructuras alrededor de la mandíbula. Los síntomas pueden causar problemas de la articulación temporomandibular (ATM).

En Clínica Odontológica Europea podemos ayudarle a paliar el problema con diversas técnicas, desde la eliminación de interferencias que causen la parafunción hasta con la elaboración de férulas de relajación para evitar la destrucción dental y síntomas dolorosos  asociados.