La terapia endodóntica consiste en la extirpación de la pulpa dental (nervio-arteria-vena). Se aplica en piezas dentales fracturadas, con caries profundas o lesionadas en su tejido pulpar  en las que se da una sintomatología característica. Esta es irreversible y la única opción terapéutica es la extirpación total de la pulpa dental, y la obturación tridimensional del conducto dentario.

Cuando la pulpa está afectada de forma irreversible por caries profundas o traumatismos.En estos casos el diente se vuelve sensible al frío, el calor, a la masticación. El dolor puede ser intermitente o constante. Incluso el diente puede cambiar de color o puede aparecer un flemón.También podría estar aconsejada la endodoncia en dientes que requieren tallados exahustivos para posterior colocación de coronas o puentes en dientes que presenten lesiones periodontales.